LA MATERNIDAD


Qué es y qué no es

 

 

QUÉ  ES :

 

         

“Dicese del estado o calidad de madre”. Así nos lo dice el diccionario.

 

La idea general de Maternidad, está a veces cargado de diversidad de matices, que nuestra sociedad, hoy día, no trata de expresar con claridad. Sino mas bien confundir o manipular.

 

De hecho se adjetivisan en ocasiones la expresión para darle un sentido que puede ser el contrario al significado que realmente siempre tuvo, y que debemos considerar que sigue teniendo.

 

Esta expresión, de hecho, puede abarcar varios aspectos. Como son el psicológico, el moral, el social, el afectivo, el medico-biológico..etc...

 

No podemos delimitar ninguno de los  aspectos antes mencionados, ya que de hacerlo daría lugar a un examen muy superficial de todo el contenido que subyace en esta expresión.

 

Su definición, de forma general, podría ser la de todo el conjunto de acciones realizadas a favor de la mujer en época de gestación, nacimiento de la nueva persona, cuidados posteriores y atención y ayuda al nacido. Es decir: concepción, embarazo, parto, crianza y desarrollo

 

Todo lo anterior también implica la educación de la madre mucho antes de la gestación, en diferentes edades y  épocas de su vida, en cuanto a la conservación adecuada de sus funciones generativas, para el mejor cumplimiento de su función primordial.

 

Esta educación debiera ser integral, con anterioridad al momento de la gestación, en la vida de esa persona embarazada.

 

En el ámbito en que nos movemos, debiera existir una preocupación de la sociedad por esta formación, como la ecuación sexual adecuada, en evitación de desviaciones, anomalías o errores de carácter sexual, que dificulten posteriores relaciones.

 

Una educación prematrimonial apropiada y adecuada ayuda y evita posteriores alteraciones o problemas de relación personal o, en más grave medida,  de orden psíquico, en mayor o menor grado.

 

En definitiva, esta expresión, Maternidad, en su justo y positivo sentido viene siendo usada para designar un conjunto de condiciones de salud para las madres gestantes.

 

Las mismas instituciones y agencias promotoras de la vida y del bien nacer, contrarias al sentido y manipulación que le dan las corrientes abortistas, definen la Maternidad segura como la capacidad de la mujer para tener un embarazo y un parto seguro y sano.

 

 

QUÉ NO ES :

 

 

Maternidad no es un concepto ambiguo, al cual podemos adjetivar para darle, en cada momento, el significado práctico que mas nos pueda interesar, según nuestros deseos y apetencias.

 

La sociedad, con sus adelantos médicos, clínicos y tecnológicos, quiere y  tiende a que el nacimiento de una nueva persona sea aun acto seguro y posible para la madre y para el niño.

 

El concepto de Maternidad engloba a ambos. No es un concepto dividido en dos contextos diferenciados. Por una parte la madre y sus consecuencias y por otro el hijo con las suyas. No. No es así como se define lo que es Maternidad.

 

Las corrientes abortistas adjetivisan la expresión con la palabra segura. Manipulando la expresión y separando el concepto único e inequívoco, en la Madre por un lado y el posible nacido por otra. Estudiando a ambos por separado, o solamente las consecuencias de la madre.

 

Es la manipulación de la expresión y concepto Maternidad segura.

 

Esta adjetivada expresión esconde multitud de matices no expresados. Ni esperanzadores.

 

De esta forma dicha expresión designa un embarazo que finaliza en aborto, y que se da donde no esta legalizado o permitido los actos abortistas.. .

 

Por tanto, no existiría Maternidad segura más que allí donde se garantizara a la madre el derecho a abortar libremente.

 

La actuación de estas corrientes abortistas es presionar a los gobiernos, e incitar a las autoridades, e instituciones, interesadas en liberalizar el aborto  con el consabido y manido argumento de que, prácticamente, ”la totalidad de las tasas de mortalidad materna se pueden achacar a la gran cantidad de abortos clandestinos realizados en malas condicione”. Argumentación falsa, pero que suena muy bien a los oídos de mentalidades abortistas.

 

La conclusión final, que exponen los grupos abortistas es que “para reducir el riesgo inherente a la Maternidad, habría que liberalizar el aborto”.

 

Debemos aseverar, para no caer en esta manipulación expresiva y de concepto, que la Maternidad segura incluye todas las atenciones que la madre y el hijo necesitan antes y después del nacimiento.

 

El concepto de Maternidad no puede ser expresado, ni puede estar concebido y aceptado, a partir de una acción criminal, como es matar a una persona concebida en el útero de su madre, porque por variadas y diversas razones no se desea el embarazo..

 

Las corrientes abortistas tendrían que buscarse otra palabra u otra expresión, pero no Maternidad segura. Insultan y rebajan al orden animal al nacido, a la madre y al concepto sublime de lo que es verdaderamente la Maternidad.